Lección 3

Descargar lección 3 completa en pdf (click aquí)

LECCIÓN  3

 

Inche  wentru.

‘Yo soy hombre’

Inche  domoche.

‘Yo soy mujer’

Inche  rankülche.

‘Yo soy ranquelino’

 

 

 

Inche  we  domo.

‘Yo soy mujer joven’

Inche weche wentru.

‘Yo soy hombre joven’

 

 

 

Inchu winka.

‘Nosotros dos somos blancos’.

Inchu rankülche no.

‘Nosotros dos no somos ranquelinos’.

 

 

 

 

Inchu  epu  weche wentru.  ‘Nosotros dos somos hombres jóvenes’.

Inchu epu ülcha domo.  ‘Nosotras dos somos mujeres jóvenes’.

Inchiñ rankülche.  ‘Nosotros somos ranquelinos’

Inchiñ wekeche wentru.  ‘Nosotros somos hombres jóvenes’

Inchiñ ülchake domo.  ‘Nosotras somos mujeres jóvenes’

Eymi kude domoche.

‘Usted es una mujer anciana’

Eymi  we  domoche.

‘Usted es señorita’

Eymi chiñura no.

‘Usted no es mujer blanca’

 

Eymu epu wekeche wentru.

‘Ustedes dos son hombres jóvenes’

Eymu  epu rankülche.

‘Ustedes dos son ranquelinos’

Eymu  ülcha domo no.

‘Ustedes dos no son mujeres jóvenes’

 

 

Eymün  winka.

‘Ustedes (más de dos) son blancos’

Eymün wekeche wentru.

‘Ustedes (más de dos) son hombres jóvenes’

Eymün ülchake domo.

‘Ustedes (más de dos) son mujeres jóvenes’

 

 

Eymi pichi kampu.

‘Usted es un niño’

Inche pichi malen.

‘Yo soy una niña’

 

 

Eymi  weche  wentru no.

‘Usted no es un hombre joven’

Inche ülcha no.

‘Yo no soy una mujer joven’

Inche rankülche.

‘Yo soy ranquelino’

Inche  Karüpilun[2] pingen.

‘Yo me llamo Carripilón’

Tüva  inche  iñ  ruka.

‘Esta es mi casa’

Vaw müli iñ pichi ruka.

‘Acá está mi casita’

 

 

Inchu rankülche.

‘Nosotros dos somos ranquelinos’

Inchu  Kurünaw[3] pingeyu.

‘Nosotros dos nos llamamos Curunao’

Tüva inchu yu ruka.

‘Esta es nuestra casa’

Vaw müli yu pichi ruka.

‘Acá está nuestra casita’

 

 

Inchiñ  rankülche.

‘Nosotros (más de dos)          somos ranquelinos’

Inchiñ Karüpilun pingeiñ.

‘Nosotros (más de dos) nos

llamamos Carripilón’

Tüva inchiñ  iñ ruka.

‘Esta es nuestra casa’

Vaw müli iñ pichi ruka.

‘Acá está nuestra casita’

 

 

Eymi rankülche. ‘Usted es ranquelino’

Eymi Paynengür[4]  pingeymi.  ‘Usted se llama Paynenger’

Eye  eymi mi ruka.   ‘Aquella es su casa (de usted)’

Eyew müli mi pichi ruka.  ‘Allá está su casita’

 

Eymu rankülche.

‘Ustedes dos son  ranquelinos’

Eymu Millakew[5] pingeymu.

‘Ustedes dos se llaman Millaqueo’

Tüva eymu mu ruka.

‘Acá está su casa’

Vaw müli mu vüta ruka.

‘Acá está su gran casa (de ustedes dos)’

 

 

Eymün rankülche. ‘Ustedes (más de dos) son ranquelinos’

Eymün Paynengür pingeymün.

‘Ustedes (más de dos) se llaman Paynenger’

Eye eymün mün ruka.  ‘Aquella es su casa (de ustedes más de dos)’

Eyew müli mün we ruka. ‘Allá está su nueva casa (de ustedes más de dos)’

 

 

Vey rankülche.

‘Él es ranquelino’

Vey  pichike che.

‘Él es un niño’

Vey  Kurünaw pingey.

‘Él se llama Curunao’

Tüva vey iñ ruka. ‘Esta es su casa’

Vaw müli vey iñ küme ruka. ‘Acá está su linda casa’

Veyengu  rankülche.

‘Ellos dos son ranquelinos’

Veyengu  Karüpilun pingeyngu.

‘Ellos dos se llaman Carripilón’

Eye  iñ ruka-engu.

‘Aquella es su casa (de ellos dos)’

Eyew müli iñ pichi ruka-engu.

‘Allá está su pequeña casa (de ellos dos)’

 

 

 

 

Veyengün rankülche. ‘Ellos (más de dos) son ranquelinos’

Veyengün Kallvümañ[6] pingeyngün.

‘Ellos (más de dos) se llaman Calvuman’

Eye ta iñ ruka-engün. ‘Aquella es su casa (de ellos más de dos)’

Eyew müli iñ vüta ruka-engün. ‘Allá está su gran casa (de ellos más de

dos)’

Inche  Karüpilun pingen.

‘Me llamo Karüpilun’

Inchu Karüpilun pingeyu.

‘Nosotros dos nos llamamos Carripilón’

Inchiñ Karüpilun pingeyiñ.

‘Nosotros (más de dos) nos llamamos Carripilón’

 

Eymi Karüpilun pingeymi.

‘Usted se llama Carripilón’

Eymu Karüpilun pingeymu.

‘Ustedes dos se llaman Carripilón’

Eymün Karüpilun pingeymün.

Ustedes (más de dos) se llaman Carripilón’

 

Vey Karüpilun pingey.

‘Él se llama Carripilón’

Veyengu  Karüpilun pingeyngu.

‘Ellos dos se llaman Carripilón’

Veyengün Karüpilun pingneyngün.

‘Ellos (más de dos) se llaman Carripilón’

 

 

Vocabulario

 

Pronombres personales:  inche  ‘yo’

                                         inchu  ‘nosotros dos’

                                         inchiñ  ’nosotros más de dos’

                                         eymi  ‘vos/usted’

                                         eymu  ‘ustedes dos’

                                         eymün  ‘ustedes más de dos’

 

Pronombres posesivos: iñ  ‘mi’

                                      yu  ‘nuestro (de nosotros dos)’

                                      iñ  ‘nuestro (de nosotros, más de dos)’

                                      mi  ‘tu’

                                      mu  ‘vuestro (de ustedes dos)’

                                      mün  ‘vuestro (de ustedes más de dos)’

                                      iñ  ‘su (de él, de ellos dos y de ellos más de dos’

 

Sustantivos:  che  ‘gente’

                      chiñura  ‘mujer blanca’[7]

                      domo  ‘mujer’

                      pichi kampu  ‘niño’

                      pichi malen  ‘niña’

                      rankül  ‘carrizal’

                      rankülche  ‘ranquel’

                      wentru  ‘hombre’

                      winka  ‘ladrón’[8]

 

Adjetivos:   kude  ‘anciana’

                   kushe  ‘ancianita’

küme ‘bueno, lindo’

                   ülcha  ‘mujer joven’

                   vüta (Afect. vücha)  ‘anciano’ (véase Lección 1, pág. 20)

                   we  ‘nuevo’

                   weche  ‘hombre joven’

 

Verbo:   pinge  ‘llamarse’

 

Numeral:    epu  ‘dos’

 

Adverbio afirmativo:   may  ‘si’

 

 

Diálogo

 

Practicar diálogos siguiendo este que se presenta a continuación.

 

A –  Inche rankülche domo. Inche chiñura no.

B-  Eymi Karüpilun pingeymi?

A-  May, inche Karüpilun pingen. Tüva eymi mi ruka?

B-  Inche iñ ruka no. Eyew  müli  iñ pichi ruka.

A-  Chew müli eymi mi kawellu?

B-  Inche iñ kawellu müli pu malal.

A-  Chew müli vey iñ witrü?

B-   Vaw müli vey iñ witrü.

 

Aspectos gramaticales

 

Los pronombres personales:

Existen dos personales en ranquel: el que indica la primera persona o locutor, y el que expresa la segunda persona o alocutario:

 

1a. persona          inche

2a. persona          eymi

 

La tercera persona no presenta un morfema propio, aunque se puede recurrir a un demostrativo o a un adjetivo para indicarla:

 

vey    tripay

él       salió

‘él salió’

 

kidu[9] küpay

          él        llegó

‘él llegó’

 

Los pronombres personales pueden ser determinados por la clase del número, con sus morfemas dual y plural:

 

  + dual + plural
1ª. persona inch – u inch – iñ
2ª. persona eym – u eym – ün
3ª. persona vey – engu

kidu – engu

vey – engün

kidu – engün

 

A su vez, los personales pueden  determinar al verbo:

 

vowan        inche      kurü    kal

voy a hilar    yo        negra   lana

‘voy a hilar lana negra’

También pueden determinar sustantivos al coexistir con los posesivos:

 

küpay     inche iñ votüm

vino         yo    mi  hijo

‘vino mi hijo’

 

Los posesivos:

Los posesivos presentan las siguientes formas, al ser determinados por la clase del número:

 

  singular dual plural
1a. persona iñ/ñi yu
2a. persona mi mu mün
3a. persona

 

El posesivo para tercera persona puede agregar las formas –engu y –engün después del sustantivo al que determina para indicar dual y plural respectivamente:

 

iñ  trewa –  engu

su  perro +  Du.

‘su perro (de ellos dos)’

 

Los posesivos suelen ser reforzados por los pronombres personales, los que evitarían la ambigüedad generada por las formas homónimas ‘mi, nuestro’ e ‘su’. Determinan a los sustantivos, colocándose por delante de los mismos:

 

lay    inche   trewa

murió  yo     mi perro

‘murió mi perro’

 

Los adjetivos:

En esta lengua, el adjetivo que califica a un sustantivo siempre lo precede.

 

vüta wentru  ‘hombre anciano’

kude domo  ‘mujer anciana’

 

Si un numeral coocurre con un adjetivo, el primero precede a ambos.

 

kiñe vüta wentru ‘un hombre anciano’

epu kude domo ‘dos mujeres ancianas’

 

Los verbos:

El verbo es la clase más compleja del ranquel. El sintagma verbal posee una gran cantidad de morfemas: derivativos y flexivos (obligatorios y opcionales), que iremos describiendo a lo largo del curso. Los sufijos flexivos obligatorios son el modo, la persona y el número.

 

Los morfemas de modo son los siguientes:

 

–y– ~ –i[10]  ‘modo real’

 

Daniel    pinge    –     y   – m –   i

Daniel   llamarse + MR + 2 + Sg.

‘te llamas Daniel’

 

         –l–    ‘modo condicional’

 

puliwen     aku   –    l    –  m –  i

temprano  llegar + MC + 2 + Sg.

‘si llegas  temprano…’

 

–Ø    ‘modo volitivo’

 

puliwen     aku   –  Ø    –  nge

temprano llegar + MV+ 2 Sg.

‘llegá temprano’

El tiempo no es obligatorio. El ranquel presenta un sistema temporal retrospectivo, tal como lo señalan Croese y Harmelink, es decir que opone la acción futura expresada por el morfema –a–  a la no-futura o –Ø–, que indica tanto la acción pasada como la presente:

 

–a– ‘futuro’

 

                  küpal –  a  –  n    santia

traer  +  Fut.  + 1   sandía

‘voy a traer sandía’

 

         –Ø–  ‘no  futuro’ 

 

inche   vey     pi   –    Ø     –    n

yo     eso     decir + no fut.+ MR1

‘yo decía’ / ‘yo digo’

 

Las personas y el número se sufijan al verbo detrás del tiempo y el modo:

 

 
Modo Real
singular
1a. persona –n ~ –ün[11]
2a. persona –m–i
3a. persona –Ø
dual
1a. persona y–u
2a. persona –m–u
3a. persona –Ø–ngu
   plural
1a. persona –i–ñ
2a. persona m–ün
3a. persona –Ø–ngün

 

 

Así, podemos conjugar el verbo pingen ‘llamarse’ en modo real, en todas sus personas y números:

 

pinge-n  ‘yo me llamo’

pinge-y-m-i  ‘usted se llama’

pinge-y-Ø  ‘él se llama’

pinge-y-(y)u  ‘nosotros dos nos llamamos’

pinge-y-m-u  ‘ustedes dos se llaman’

pinge-y-Ø-ngu  ‘ellos dos se llaman’

pinge-(y)-i-ñ  ‘nosotros (más de dos) nos llamamos’

pinge-y-m-ün  ‘ustedes (más de dos) se llaman’

pinge-y-Ø-ngün  ‘ellos (más de dos) se llaman’

 

Oraciones ecuativas negativas:

Las oraciones que no presentan verbo como núcleo del predicado, manifiestan la negación por medio del morfema negativo no, que se ubica por detrás de la palabra más importante de la oración:

 

inche rankülche ‘yo soy ranquel’

inche rankülche no ‘yo no soy ranquel’

eymi küme domo ‘usted es una mujer buena’

eymi küme domo no ‘usted no es una mujer buena’

 

 

Aspectos culturales

 

Antropónimos

Según Jiménez, los nombres de los ranqueles poseían tradicionalmente dos elementos: el cuga o kunga, que era un nombre genérico que indicaba el apellido del linaje y era traducible por nombres de animales, aves, plantas, minerales, fenómenos o elementos de la naturaleza, y otro elemento que servía para individualizar a la persona nombrada. El kunga era transmitido por línea paterna. Sin embargo, hacia comienzos del siglo XX, este término ya había caído en desuso siendo remplazado por künpem, apellido de la familia.

A continuación  tomaremos algunos ejemplos de künpem o apellidos, que suelen ir apocopados. Emplearemos los grafemas que venimos utilizando a lo largo de nuestro libro:

 

Ang = angka ‘cuerpo’                              An = antü ‘sol, día’

Choy =  choyke  ‘avestruz’             Vil = vilu ‘culebra’

Ngür =  ngürü ‘zorro’                    Kir =  kirke ‘lagarto’

Kull =  kullin ‘animal’                    Lev =  levi ‘corrió’

Li = likan ‘piedra’                           Lav =  lavken ‘mar’

Lew =  lewvü ‘río’                           Mañ = mañke ‘cóndor’

Mill = milla ‘oro’                                     Naw = nawel ‘tigre’

Ñ ~ Ñam = ñamku ‘águila pequeña’        Pang = pangi ‘león’

Ray = rayen ‘flor’                           Way =  wayki ‘aguijón, punta

Ye = yeku ‘cuervo’                                                                de lanza’

 

A partir de estos künpem, presentamos varios nombres en donde se observa claramente que el apellido de familia sigue siempre al nombre individualizador:

 

künpem angka                                künpem vilu

Kayuangka ‘seis cuerpos’              Antüvil ‘culebra de sol’

Kallfüangka ‘cuerpo azul’              Melivil ‘cuatro culebras’

Naykiangka ‘cuerpo de gato’                   Painevil ‘culebra celeste’

Angkavilu ‘cuerpo de culebra’

 

künpem antü                          künpem  ñamku

Aleantü ‘lumbre de sol’                   Longkoñamko  ‘cabeza de águila’

Karüan ‘sol verde’                Millañamko  ‘águila de oro’

Katrüan ‘sol cortado’            Kadiñ  ‘costilla de águila’

Millantü ‘sol de oro’

 

Hoy día sobreviven algunos de estos künpem, pero lo interesante es que algunos nombres actuales se han transmitido junto con el que servía para individualizar la persona. Así encontramos hoy en La Pampa el nombre Tripaylav (el que sale del mar). Este nombre presenta  el künpem lavken ‘mar’ que se ha transmitido juntamente con el nombre individualizador de algún miembro de la familia. Los españoles agregaron a lo que entendían como apellido un nombre cristiano, y así actualmente encontramos un nombre junto con el “apellido” Tripaylav, razón por la cual hoy podemos afirmar que se ha perdido el verdadero nombre de los ranqueles. En otros casos, el künpem y el nombre individualizador funcionan como nombre  junto a un apellido, como es el caso de Kurünaw (tigre negro) o Levinaw (tigre que corre) Cabral. Otros apellidos que circulan en el área pampeana son: Kayupang (seis leones), Ñamkuvil (culebra del cóndor), Puelan (sol del este), Millamañ (cóndor dorado), Kurükew (pedernal negro). En todos los casos, el nombre individualizador ha pasado a formar parte del apellido actual, y se ha agregado un nombre de origen cristiano para conformarlo según las reglas de la sociedad dominante.

Otros apellidos ranqueles son los siguientes:

 

Kanwe  (Canhué)  ‘lugar de cántaros’

Mariwal (Marihual)  ‘diez patos’

Marikew (Mariqueo)  ‘diez pedernales’

Relmu  ‘arco iris’

Püral  (pral)  ‘que sube’

Karüpi  (de Karüpilun)  ‘orejas verdes’

Antünaw  (Antinao)  ‘tigre del sol’

Cayumüta  (Caiomuta)  ‘seis cuernos’

Kampu  (Campú)  ‘varón’

Karüpi  (Carripi)  ‘orejas verdes’

Kayupang  (Cayupan)  ‘seis leones’

Kalvüan  (Calfuán)  ‘día azul’

Kurükew  (Curruqueo)  ‘pedernal negro’

Epungür  (Epumer)  ‘dos zorros’

Wentenaw  (Huentenao, Huinchinao)  ‘sobre el tigre’

Kayukew  (Cayuqueo)  ‘seis pedernales’

Llangkamill  (Llancamil)  ‘cuerpo dorado’

Yankütrur  (Yanquetruz)  ‘descendió el churrete (pajarito)’

Marinaw  (Marinao)  ‘diez tigres’

Melidew  (Melideo)  ‘cuatro ratones’

Millaweke  (Millahueque)  ‘vellón de oro’

Millapang  (Millapan)  ‘león dorado’

Millaray   ‘flor dorada’

Millakaykin  (Millacaiquin)  ‘águila dorada’

Linconaw  (Linconao)  ‘cabeza de tigre’[12]

Mañke  (Mañque)  ‘cóndor’

 

Algunos nombres ranqueles son:

 

Newen  (Nehuen)  ‘fuerza’

Pichuñ  ‘nombre de varón’

Poyen  ‘nombre de mujer’

Kintre  (Quintre)  ‘nombre de varón’

Rayen  ‘nombre de mujer’

Ailen  ‘nombre de mujer’

Lawtaro  ‘nombre de varón: carancho desplumado’

 

 

Aspectos históricos

 

En “la época del malón”

Una serie de testimonios recopilados entre migrantes viviendo en Bahía Blanca da cuenta de las condiciones que atravesaron los indígenas en el período de las campañas militares (1878-1885), conocido entre los ranqueles y otros grupos étnicos como “la época del malón”, “en la guerra con los blancos” o “en la guerra”. Los relatos, muy similares a los de poblaciones ubicadas también más al sur, muestran una situación de persecuciones, hambre, enfermedades y muerte. Los testimonios analizados por Graciela Hernández señalan que en ese contexto, grandes felinos como el león, considerados animales temidos, ayudaron a los desprotegidos en semejante contexto de adversidad, ya sea ayudándolos a cazar, proveyéndoles alimentos, y curando heridas a los humanos. Hernández sostiene que “(c)omo en todas las historias de este tipo que hemos recopilado, las narradoras -en nuestro caso siempre mujeres- se interesaron por aclarar muy especialmente que no se trataba de un cuento o de un relato de ficción sino que ellas (lo) habían escuchado como testimonio de un hecho concreto que había ocurrido”. Se trataría de un relato denominado ngütram (véase lección 10), donde se incluye información que se considera de valor histórico, en la que pueden entrelazarse elementos míticos. En poblaciones indígenas del sur, como lo ha destacado Walter Delrio, se han registrado testimonios similares cuyos enunciadores recuerdan que al contarlos, sus abuelos solían llorar, por tratarse de memorias traumáticas de las terribles experiencias de la “época del malón”.

 

 

Actividades

 

  1. Completar con los pronombres personales:

Ej.: Veyengu Paynevil pingeyngu.

 

  1. ……………. Pangi  pingen.
  2. ……………. Kurünaw  pingeymi.
  3. ……………. Karüpilun pingey.
  4. ……………. Tripaylav pingeiñ.
  5. …………….. Millantü  pingeymün.

 

 

  1. Completar con el pronombre posesivo adecuado:

Ej.: Veyengün  weche wentru.  Tüva veyengün .. iñ .. ruka.

 

  1. Eymi rankülche domo. Tüva …… ruka.
  2. Veyengu vüta wentru.  Eye vey …… we ruka.
  3. Inchiñ ülcha domo. Vaw müli inchíñ …… vüta ruka.
  4. Eymün rankülche. Tüva eymün …… pichi ruka.
  5. Inchu chiñura. Eye inchu …… ruka.

 

 

  1. Completar con los siguientes adjetivos: vüta, kude, we, ülcha, weche.

Ej.:  Inchu … weche … wentru.

 

  1. Tüva eymi mi …… ruka.
  2. Inche ……. domo.
  3. Eymün …… wentru.
  4. Veyengün …… domo.
  5. Inchiñ …… wentru.

 

 

  1. Convertir las oraciones que siguen en negativas:

Ej.     Eymün rankülche.

Eymün rankülche no.

 

  1. Veyengün weche wentru.

 

 

  1. Tüva inche iñ pichi ruka.

 

 

  1. Eye inchiñ iñ we ruka.

 

 

  1. Vaw müli tüva mi ruka.

 

 

 

  1. Vey winka.

 

 

 

  1. Unir los sustantivos de la izquierda y de la derecha para formar nombres:

 

Kayu                    pang(i)

Payne                            pilun

Kallvü                  mill(a)

Levi                     kew(pü)

Karü                    naw(el)

[2] Karüpilun es un nombre ranquel que significa ‘oreja verde’

[3] Kurünaw es un nombre ranquel que significa ‘tigre negro’.

[4] Paynengür  es un nombre ranquel que significa ‘zorro celeste’.

[5] Millakew  es un nombre ranquel que significa ‘pedernal dorado’.

[6] Kallvümañ es un nombre ranquel que significa ‘cóndor azul’.

[7] Tomado en préstamo del español.

[8] Palabra empleada por los antiguos ranqueles para designar al hombre blanco.

[9] kidu es un adjetivo que significa ‘solo’.

[10] Se emplea -y- cuando funciona como semivocal, siguiendo a otra vocal (pingeymi ‘te llamas’), e –i-  cuando funciona como vocal entre consonantes (konimi ‘entraste’). Cuando -y- va seguida por la tercera persona (-), y la raíz verbal finaliza en consonante, agrega la vocal epentética ü (konüy ‘entró).

[11] Cuando la primera persona se agrega a raíz verbal terminada en vocal se agrega -n, pero si aquella finaliza en consonante, agrega -ün.

[12] No es claro el valor de linko, pero suponemos que puede ser una variación de longko ‘cabeza’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>